Deportes — 25.01.2018 —

Independiente no pudo con Central en el reinicio del fútbol oficial

El primer encuentro del año de la Superliga, pendiente de la 11ª fecha, fue empate 1 a 1 en el Libertadores de América. Zampedri adelantó a los rosarinos y el arquero Ledesma, en contra, empardó para el conjunto de Holan.

Fuente: Clarín.com

No se puede explicar cómo Independiente no ganó en Avellaneda. Es increíble que Rosario Central no se haya quedado con los tres puntos sobre el final. No hay incoherencia; el primer encuentro del año de la Superliga -pendiente de la 11ª fecha- fue un verdadero partidazo que pudo haber sido para cualquiera y terminó 1 a 1. Los de Ariel Holan desperdiciaron infinidad de situaciones y tuvieron tres tiros en los palos, además de la del gol. Debieron ganar, aunque pudieron quedarse sin nada sobre la hora.

Holan está. No se fue. O se fue pero volvió. Es lo mismo. Lo concreto es que el profesor estuvo ahí, en el banco local del Libertadores de América, que lo recibió con una ovación gigante como el título en el Maracaná. Nada cambió. ¿No? Bueno, un poco... El técnico del Diablo es el mismo, sin embargo en este primero partido del ciclo 2018 decidió meter mano y armar algo diferente con los mismos nombres que el año pasado, porque los refuerzos (a excepción de Emanuel Britez y de Braian Romero, que debutaron entre los suplentes) no le llegaron en los tiempos deseados. Y se recuerda: emigraron Ezequiel Barco y el capitán Nicolás Tagliafico. Fue raro: dio la sensación de que distribuyó a sus jugadores de acuerdo a Rosario Central y, a pesar de eso, le costó controlar al visitante.

Con el 5-2-3, el DT del Rojo partió a Independiente. El plan era cubrir a los de enfrente cuando tuvieran ellos la pelota y volar por los costados al momento de atacar. Así, los stoppers (Figal y Silva) iban sobre Fernando Zampedri y Marco Ruben, los carrileros (Bustos y Sánchez Miño) con Pachi Carrizo y con José Luis Fernández, y Nicolás Domingo con Leonardo Gil. La macana de Holan fue haberle cambiado la función a uno de sus mejores jugadores en 2017: Maximiliano Meza. Había sido todo un acierto el del entrenador haberlo inventado al correntino por el medio, atrás del nueve. Pero ante Central lo corrió al extremo izquierdo de manera curiosa. ¿Habrá querido hacerlo jugar de Barco? Lo cierto es que con Meza allí el Rojo perdió lucidez.

Contará Holan, con razón, que su equipo tuvo cuatro situaciones de gol en la primera etapa y que mereció por eso no irse al vestuario 0-1 abajo. Jeremías Ledesma le tapó el grito a Leandro Fernández y Domingo se lo comió en el rebote abajo del arco. Gigliotti, muy ágil para moverse por el frente de ataque, cabeceó por arriba un centro de Nicolás Figal (volvió a jugar oficialmente tras 9 meses de suspensión por doping). Y el Puma metió un envío con pimienta por abajo desde la derecha que no fue conectado ni por Meza ni por Sánchez Miño. No la metió el local, que sufrió en la defensa a pesar de los cinco hombres cuando Central intentaba de contraataque. Había desorden y controlar a Zampedri se le hizo complicado. Y del tiro libre de Gil vino el frentazo certero del platinado goleador visitante (lo perdió Amorebieta).

Pero este Independiente sabe y mucho de rehacerse en un mismo partido. Volvió a reconstruirse de un tiempo a otro. Con personalidad y con el ingreso de Benítez, el juego volvió con Meza por el medio. Y ya no hubo rival para el conjunto de Avellaneda.

Las dudas de los 45 minutos iniciales quedaron enterradas en el complemento. Pareció otro partido, este sí ampliamente dominado por el Rojo, que demostró una intensidad abrumadora. Lo empató con el remate de Gigliotti que dio en el palo, pegó en la espalda en el arquero y se metió. Y fue a buscar el triunfo con voracidad. Palo de Fernández. Palo de Benítez. Otro palo de Benítez. Tapada de Ledesma tras un cabezazo de Gigliotti. Penal no cobrado al Puma. Fue demasiado: la pelota no entró y el festejo del campeón de la Sudamericana no fue completo. Y pudo ser peor: en el final, Central erró dos goles increíbles de contra.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS