Mundo — 13.09.2019 —

París, en caos por un paro de transporte

Los trabajadores de los trenes, ómnibus, Metro y trenes suburbanos protestan contra la reforma de jubilaciones en Francia.

Por: santotoméaldía / Fuente: Clarín

Un viernes negro en París por una huelga de transporte generalizada, que ha generado un fenomenal caos en toda la ciudad. La más grande de los últimos 12 años. Los trabajadores de los trenes, ómnibus, Metro y trenes suburbanos protestan contra la reforma de jubilaciones en Francia, que ellos consideran injusta y el fin de su régimen especial. Denuncian sus difíciles condiciones de trabajo y la manipulación de productos tóxicos que trae aparejado. Los ferroviarios deberán trabajar hasta los 64 años y no retirarse en condiciones especiales como ahora.

Los parisinos tomaron por asalto las bicicletas de alquiler, las trottinettes (monopatines) y su automóvil para llegar al trabajo, cuando la ciudad parece bombardeada por los trabajados y “obstáculos” que ha organizado la alcalde Anne Hidalgo para transformar a París en una ciudad sin automóviles.

Diez líneas de Metro sobre catorce no funcionan este viernes. Las que funcionan están completamente saturadas. Otras solo circulan en horas pico. EL RER, que involucra a los trenes suburbanos, está seriamente perturbado. Hay muy poca circulación de Tramway y ómnibus. Muchas estaciones de trenes cierran hasta ser reabiertas a las cinco de la tarde. El embotellamiento de tránsito en la Ille de France alcanza a 285 kilómetros.

La falta de transporte ha generado un “efecto fenómeno” sobre el alquiler de las “trottinettes” y bicicletas: en la mañana de este viernes su consumo aumentó 208 por ciento y 129 por ciento respectivamente.

Las tarifas de los servicios de Uber y sus alternativas volaron: llegó a costar 100 euros ir a de París al aeropuerto, cuando un taxi tiene una tarifa fija de 50 euros para los usuarios.

“Esta es la peor huelga que recuerdo. Estoy bloqueada en Rue de Bac y no puedo regresar a mi casa en Monrouge sino es a pie ni llegar a mi trabajo en Bastille”, explicó Joseph, tras informar a su empleador que no había forma de llegar a su trabajo.

La diferencia entre estos movimientos sociales y otros es que por primera vez desde el 2007 no existe el servicio mínimo, que garantiza algunos medios de transportes, para que los usuarios puedan ir a su trabajo y regresar.

Los huelguistas sugirieron a los usuarios quedarse en su casa o hacer “teletrabajo” y pidieron disculpas por alterar su vida. Los militantes de la CGT y la UNA se han movilizado y ocupan la casa de la RATP (que reúne a Metros y ómnibus) , donde los trabajadores se manifiestan. También los ferroviarios se han reunido en la SNCF.

La huelga de este viernes es por 24 horas pero los sindicalistas se preparan para movimientos reconducidos para llegar a huelgas ilimitadas para diciembre.

El secretario de Transporte Jean Baptiste Djebbari se dirigió a la sede de la RATP, donde se encuentran los sindicalistas. "La reforma de jubilaciones es necesaria. El régimen especial de la RATP va a converger poco a poco. No está suprimida de un solo golpe”, dijo para calmar a los huelguistas.

El ministro de Relaciones con el Parlamento, Marc Fesneau, denunció una huelga preventiva. “Somos un país divertido. Cuando no ha comenzado el debate sobre los términos de la reforma, vamos a la huelga”, describió.

Actualmente hay solo dos líneas de metros que funcionan en París y la vuelta a casa para los usuarios será una misión extremadamente difícil.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS