Mundo — 19.06.2019 —

Sergio Moro declara ante el Senado por las filtraciones del caso Lava Jato

El ministro de Justicia tratará de esclarecer la tormenta política que ha provocado la publicación de unas conversaciones entre él y los fiscales de la operación.

Por: santotoméaldía / Fuente: Actualidad Rt

Mientras unos lo abanderan como un "héroe nacional", otros lo consideran "un oportunista". A pesar de ser considerado uno de las figuras más populares de Brasil, el actual ministro de Justicia, Sergio Moro, siempre ha generado opiniones contradictorias. Y ahora más que nunca. 

Este miércoles, el exjuez, de 47 años, que nació en Maringá, en el estado de Paraná (en el sur de Brasil), dará explicaciones ante el Senado en un intento de esclarecer la tormenta política que han provocado las filtraciones de unas conversaciones entre él y los fiscales de la Operación anticorrupción Lava Jato, la mayor de la historia del país, y que en 2015 le hizo saltar a la fama.

El caso Lava Jato fue lanzado en 2014 y destapó un entramado de sobornos multimillonarios, dentro y fuera de Brasil, a cambio de adjudicaciones de contratos de obras públicas a través de la petrolera estatal Petrobras. Desde su oficina de Curitiba, en el estado de Paraná, Moro mandó a prisión a constructores, políticos y empresarios por crímenes de corrupción, lavado de dinero y organización criminal. Su rostro se estampó en camisetas y carteles que protagonizaron las protestas contra la corrupción. El juez era representado como un "superhéroe" de la Justicia.

El también profesor y escritor ya había trabajado anteriormente en el caso Banestado, considerado por la prensa como "un curso avanzado" de la Operación Lava Jato, y donde casi un centenar de personas fueron condenadas por lavado de dinero. Asimismo, el actual ministro se entrenó en 2012 siendo auxiliar de la ministra del Supremo Tribunal Federal (STF), Rosa Weber, en la investigación del escándalo de compra de votos denominado Mensalão, que golpeó al Partido de los Trabajadores (PT).

Pero no fue hasta abril de 2018, en el marco de Lava Jato, cuando su nombre se catapultódefinitivamente al encarcelar a Luiz Inácio Lula da Silva, histórico líder del PT y expresidente del Gobierno.

Sin embargo, el pasado 9 de junio un nuevo escándalo se cernió sobre el país cuando The Intercept Brasil –uno de sus fundadores es Glenn Greenwald, el periodista que en 2013 publicó las revelaciones de Edward Snowden– difundió conversaciones que muestran, entre otras cosas, la supuesta parcialidad del exjuez en la condena de Lula.

La oposición pide su cabeza, pero el presidente del Gobierno, Jair Bolsonaro, le ha mostrado su apoyo, aunque, en un intento de cubrirse las espaldas, ha asegurado que "no existe confianza 100 %" en su titular de Justicia. "Mi padre me decía: Confía al 100% solo en mí y en tu madre", comentó el mandatario.

Licenciado en derecho y con su formación reforzada a través de un programa de estudios sobre lavado de dinero en la Escuela de Derecho de Harvard, Moro ya ha dejado claro que no piensa dimitir.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS