Deportes — 11.06.2019 —

Golden State ganó en un final dramático y estiró la definición de la NBA

Se impuso por 106 a 105 en Canadá y ahora pierde 3 a 2 en la serie decisiva. El jueves, el sexto partido.

Por: santotoméaldía / Fuente: Clarín

Golden State Warriors padeció la nueva lesión de Kevin Durant y sufrió hasta el último instante, en un cierre de partido dramático. Pero salió con vida de Canadá. El bicampeón se impuso por 106-105 ante Toronto Raptors en el quinto juego de la final de la NBA y ahora pierde por 3 a 2. Stephen Curry, autor de 31 puntos, y Klay Thompson, que firmó 26, empujaron a los Warriors.

La noticia en la previa del partido fue la reaparición de Durant, que se había perdido los nueve juegos anteriores por una distensión en la pantorrilla derecha. El 1-3 de la serie complicaba a Golden State. Obligado a conseguir una remontada, aceleró la recuperación del alero.

Y le dio resultado: un arranque de partido demoledor de su Big Three dejó un 8-2 parcial. El brillo de Curry se mantuvo durante todo el primer cuarto. Pero Durant y Thompson se tomaron un respiro hacia la mitad del período.

Kawhi Leonard entró en juego en Toronto, que había dependido de un sólido Marc Gasol en el inicio (10 puntos en el cuarto). Surgió Pascal Siakam. Acompañaba Danny Green. Y Kyle Lowry barajaba desde la base.

Sin embargo, el juego colectivo de los Raptors no alcanzó para impedir el 28-34, consecuencia de una nueva ráfaga del juego de las estrellas Curry (14 tantos), Durant (11) y Thompson (6). Draymond Green fue el único "intruso" en el goleo de los Warriors con un triple después de casi 10 minutos de partido.

Y entonces, a los 2m10s del segundo cuarto, Durant chocó con Serge Ibaka, pisó mal y terminó en el suelo. Otra vez la pantorrilla derecha: asistencia para levantarse del suelo y directo al vestuario. Un alivio para el dueño de casa. El gran temor del visitante, que sufrió sin él durante los primeros cuatro partidos de la serie.

Toronto, que ya estaba acortando la distancia (estaba 34-39 al momento de la salida de KD), no pudo capitalizar la baja de KD. A Curry y Thompson se sumó la colaboración de DeMarcus Cousins en un tramo crítico del partido. La primera mitad terminó 62-56.

Golden State volvió a apretar en el arranque del tercer cuarto, en el que Thompson agregó 8 tantos a su cosecha. Un layup de Kevon Looney --agravó sus problemas en las costillas y salió antes de tiempo-- le permitió sacar una brecha máxima de 14 puntos. VanVleet, con dos triples, volvió a acercar a Toronto. 84 a 78 tras el cierre del período. Y a los últimos 12 minutos.

El público canadiense, como durante toda la noche, empujaba a su equipo. Los Warriors, con tres habituales suplentes (Curry esperaba a un costado del campo de juego), aguantaban.

Un rebote defensivo y un doble de Leonard pusieron a un punto a Toronto: 92-91. Draymond Green respondió rápido con un triple. Pero una entrada en soledad de Norman Powell, con asistencia de Kawhi al borde de los pasos, volvió a acercar a los Raptors. Golden State y Toronto se sacaban chispas.

Entonces, Leonard tuvo su tramo estelar. Fueron dos minutos de furia que sacudieron el partido y que estuvieron cerca de desatar el festejo en el Air Canada Centre.

Con un triple colocó a Toronto al frente por 96-95, como no ocurría desde la mitad del primer cuarto. Un doble estiró la diferencia. Luego de que Green acercara al rival, el ex jugador de San Antonio Spurs volvió a ejecutar a larga distancia: adentro. Encontró un espacio más cerca del aro: otro acierto.

Después de tanto esperar por detrás en el resultado y a falta de apenas 3m05s, los Raptors dominaban por seis puntos: 103-97.

Pero el partido era de ida y vuelta. Muy intenso. Dos triples de Thompson y uno de Curry, y una pérdida de Lowry, devolvieron a Golden State la ventaja: 106-103, a 56 segundos del final.

Los nervios también traicionaron a los Warriors y Green perdió la pelota. Acto seguido, Lowry hizo una bandeja y redujo la distancia a un punto.

Quedaba medio minuto. Y transcurrió en clave de drama. La pelota la tenía Golden State, para poner contra las cuerdas al dueño de casa. Otro error, esta vez una falta ofensiva de Cousins, le dio la iniciativa a los Raptors.

Los segundos pasaban. Doblaron la marca sobre Leonard, que no pudo lanzar y su cuenta quedó clavada en 26 unidades. La pelota le cayó a Lowry, que tiró desde la esquina, demasiado incómodo. La pelota pegó en el tablero. Y se escuchó el profundo suspiro de alivio de Golden State.

Este jueves, sin Durant, los Warriors volverán a enfrentar la delicada obligación de evitar la derrota. Será su último partido en el Oracle Arena (en la próxima temporada habrá mudanza de estadio). En el fondo asoma el objetivo: llegar en pie al séptimo partido, el domingo en Toronto.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS