País — 29.01.2018 —

En 2017 creció 175% el tráfico de cocaína a través de "mulas"

Desde el Ministerio de Seguridad sostienen que se debe al éxito de los operativos en otras rutas de acceso. El año pasado se decomisaron 15 toneladas de cocaína.das de cocaína.

Por: santotoméaldía / Fuente: Clarín

En el negocio del narcotráfico nada pasa por que sí. Hay mucho dinero en juego como para improvisar. Por eso los cambios en modalidades de contrabando, el tipo de droga a ofrecer, el mercado final y las rutas para llegar a él se modifican siempre siguiendo una lógica.

Y según estadísticas del Ministerio de Seguridad de la Nación, a las que tuvo acceso Clarín, en el 2017 los traficantes que operan en la Argentina volvieron a una vieja práctica que parecía estabilizada y controlada: el uso de mulas que tragan cápsulas con cocaína.

Los números que manejan la ministra Patricia Bullrich y su secretario Eugenio Burzaco, indican que durante 2017 la cantidad de capsuleros detenidos se incrementó en un 175% en relación a 2016. La tendencia es aun más llamativa si se tiene en cuenta que entre 2012 y 2013 los "ingestados" habían caído un 64% y se habían mantenido más o menos estables entre 2013 y 2016.

Ante estos datos, desde el Ministerio de Seguridad llevan agua para su molino y sostienen la teoría de que los capsuleros volvieron a tener protagonismo debido al éxito de los operativos antinarcóticos que el año pasado llevaron la cifra de decomiso de cocaína a 15 toneladas, siempre según datos oficiales.

De acuerdo a los números del Ministerio la suba en la detección de capsuleros fue traccionada por los procedimientos de Gendarmería, que aumentaron un 187% en el ultimo año. De hecho cuando se habla de esta tendencia hay que mirar casi exclusivamente a esta fuerza.

La razón: de las 118 detenciones de 2017 (muy cerca del récord de 123 en 2012) 108 fueron en el marco de controles de gendarmes en la frontera Norte.

Y en el caso de los “"ingestados"” las mulas siguen teniendo el mismo perfil de siempre: personas vulnerables, que son tentadas por un pago “salvador”, de unos 1000 dólares por viaje. Por estas cifras, las mujeres (el 38% de los detenidos) tragan cápsulas de entre 3,5 y 5 centímetros de largo con entre 10 y 17,5 gramos cada una. Una mula puede llevar hasta 120 alojadas en sus intestinos.

“El año pasado tuvimos unas 8 condenas a penas de entre 4 y 5 años de prisión a través del sistema de juicio por flagrancia, que es muy rápido. Los capsuleros son personas en estado de vulnerabilidad que parten de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) engañadas. Les dan 1000 dólares y a cambio de eso le hacen "ingestar" hasta un kilo a las mujeres y hasta un kilo trescientos gramos a los hombres”, explico a Clarín Gustavo Montoya, a cargo del juzgado Federal de Oran, en Salta.

“Curiosamente casi todos los capsuleros detenidos van al barrio de Liniers, en Capital Federal. Creemos que es porque ahí hay una importante comunidad boliviana. Los arrepentidos que declararon en el juzgado señalaron que primero los hacenpracticar tragando trozos de zanahoria y luego, cuando llega el día del viaje, los hospedan en un hotel de Santa Cruz de la Sierra y ahí los encierran y los drogan. Por un lado les dan tranquilizantes y por otro pastillas de carbón para que no evacuen antes de tiempo”, agregó Montoya.

“Cuando los agarran en frontera, como no es gente muy preparada, a la segunda pregunta salta que no van a visitar a ningún primo como habían dicho y cuando los requisan les encuentran un papelito que dice calle tal, esperar en la terminal. Muy primario todo”, agregó el juez, quien recuerda particularmente el caso de una mujer que entrevistó en una visita al lugar de detención.

“Me dijo ‘lo único que le pido doctor es que me procese pronto así me pueden mandar al servicio penitenciario federal de Güemes, así yo puedo trabajar y mandarle dinero a mis hijos’. Pobreza, vulnerabilidad. Eso es una constante”, concluyó Montoya.

Éxtasis en polvo, también

Contrariamente a lo que pasa con el contrabando por tierra- principalmente a través de la frontera norte- en el aeropuerto internacional de Ezeiza se detectan cada vez con mayor frecuencia "mulas" que entran al país "ingestadas" con drogas de diseño.

Generalmente traen éxtasis en polvo y los narcos de acá se encargan de hacer las clásicas pastillas con diferentes colores o dibujos.

El pasado 18 de enero una mujer de 52 años, de nacionalidad española, fue detenida en el Aeropuerto de Ezeiza. Había llegado al país desde Madrid y se descubrió que estaba "ingestada" con un kilo de éxtasis en polvo, repartido con capsulas.

Unos días antes en el mismo aeropuerto había sido apresado un hombre dominicano que llevaba en sus intestinos una cantidad similar de la misma droga.

"Al igual que cuando se 'ingestan' con cocaína las cápsulas van de 80 a 100 cápsulas con similares características de envoltorio y procedimiento. Ya es común el ida y vuelta de Sudamérica con Europa, mandando cocaína y recibiendo drogas sintéticas”, explico a Clarín el juez en lo penal Económico Marcelo Aguinsky.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS