Área Metropolitana — 05.08.2019 —

La muerte de Diego Román: sin detenidos y con muchos interrogantes

Pasaron 30 días y no existe ninguna hipótesis oficial de la justicia sobre la investigación. Controversia entre fiscales y el jefe del Cuerpo Médico Legal del Poder Judicial.

Por: santotoméaldía / Fuente: Uno Santa Fe

Este domingo 4 de agosto se cumple un mes del hallazgo del cadáver de Diego Román de 12 años. Sucedió el jueves 4 de julio a las 22.20 en un campo de la zona norte y rural de la ciudad de Recreo. Lo encontraron sus entrenadores del equipo de fútbol y la guardia urbana municipal de Recreo, e inmediatamente después llegaron los policías de la Comisaría 16ª y del Comando Radioeléctrico recreíno, que preservaron el área. Desde entonces, y con un mes transcurrido, no hubo nunca ninguna persona detenida relacionada de alguna manera con la muerte del chico.

Decenas de puñaladas

Esa noche del hallazgo, el primer médico que lo revisó fue el de la repartición policial, que observó la presencia de 30 puñaladas en distintas partes del cuerpo. También, y dentro del examen provisorio realizado en ese lugar, constataron el cercenamiento parcial de sus genitales. Otras heridas eran compatibles con el intento de descuartizamiento del cadáver, y presentaba hematomas que pudieron producirse con violentos golpes recibidos en vida. Los truculentos detalles generaron estupor generalizado en la sociedad santafesina, y por lo aberrante de su naturaleza intrínseca, llegó a los portales de principales medios nacionales.

El primer fiscal de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación que intervino fue Andrés Marchi. Que fue quien ordenó los peritajes de rigor en la escena del crimen, cumplidos por agentes del Área Científica de la Policía de Investigaciones, tanto en noche del jueves 4 de julio, como en la madrugada y la mañana del viernes 5 de julio. Posteriormente, y por orden fiscal, el cadáver fue llevado a la morgue judicial santafesina, para la realización de la autopsia.

El caso investigado por Homicidios de la Policía de Investigaciones presentó varias dudas desde un comienzo. Primero debieron determinar cuándo la familia realmente hizo la denuncia por la desaparición del chico. Si fue en la misma tarde del miércoles 3 de julio o durante la mañana del jueves 4, con un pedido de paradero. Hasta ese momento y desde la tarde del miércoles sus familiares directos, padres y hermanos, lo buscaron en la casa de distintos compañeros, ya que las bajísimas temperaturas de esa noche –de miércoles para jueves–, hicieron imposible pensar que Diego hubiera pasado la noche fuera de una vivienda. Las dudas sobre el paradero del niño se despejaron a las 22.20 del jueves 4 de julio, cuando hallaron el cadáver en un descampado, desnudo y con evidentes signos de violencia.

Luego, por uso de licencia de Andrés Marchi, se hizo cargo de la investigación la fiscal de la unidad especial de Homicidios del MPA Ana Laura Gioria, que ordenó medidas como también fue monitoreando el resultado de los informes preliminares de los peritajes hasta que estos después de distintos exámenes se convirtieron en finales.

Desde un comienzo, y conforme a exámenes profesionales en la escena del hallazgo, la sangre encontrada admitía la posibilidad que el chico hubiera sido asesinado en un lugar diferente. ¿Por qué? Porque había vestigios de poca cantidad de sangre y por la naturaleza de las heridas que hicieron presumir desde el comienzo que debió perder gran cantidad. Con idas y vueltas sobre la hipótesis que todavía sigue siendo un verdadero misterio. Hubo 30 puñaladas, cercenamiento parcial de los genitales, hematomas por golpes con objeto romo en vida de la víctima e intento de descuartizamiento.

Pero la confirmación médico-científica del estado del cuerpo del chico de 12 años, llegó con el testimonio exclusivo que brindó el jefe del Cuerpo Médico Legal del Poder Judicial de la provincia de Santa Fe, Pascual Pimpinella, en el programa "Al derecho y al revés" emitido por LT 10 Radio Universidad Nacional del Litoral, a la periodista Andrea Scándolo, a las 17.30 del lunes 8 de julio. El reconocido médico forense y profesor universitario, al comienzo del diálogo expresó de manera tajante que a lo largo de su dilatada vida de trabajo profesional en más de 20 años y con más de 2.000 autopsias realizadas, nunca jamás vio un caso de ensañamiento como el sufrido en el cuerpo por Diego Román".

Pimpinella, detalló que las heridas que observó durante la realización de la autopsia "revelaron que hubo un castigo físico violento contra el menor, o sea, aplicación de flagelamiento o torturas, además de registrar distintas heridas de arma blanca en todo el cuerpo, algunos cortes compatibles con el intento de descuartizamiento, además del cercenamiento parcial de los genitales". Una de las revelaciones que expresó Pimpinella al ser consultado alrededor de la causa que produjo la muerte de la víctima, fue taxativo: "Es difícil determinarlo ya que hay heridas de distintas características que están combinadas y superpuestas unas con otras". Y abundó textualmente: "Me llama poderosamente la atención porque no es como los demás casos frecuentes que solemos tener debido a la cantidad de lesiones que tenía el cuerpo. Creo que no había ningún lugar del cuerpo que no tenga lesiones. Lo que llama la atención acá es el ensañamiento porque había muchas lesiones, había pérdidas de tejido ocasionadas por algún objeto con filo. Tenía muchas lesiones superficiales en su piel. La amputación del pene tiene la característica de haber sido en vida, aunque esto tendrá que ser ratificado en el laboratorio. Por las características de la sangre, parecen indicar que fueron hechas en vida".

Conferencia de prensa

El martes 16 de julio, a las 11, en la sede la Fiscalía N° 1 del Ministerio Público de la Acusación, la fiscal de la unidad especial de homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Ana Laura Gioria en compañía del fiscal Jorge Nessier, brindaron una conferencia de prensa ante los medios digitales, escritos, radiales y televisivos de la ciudad y la región litoral, en la que hicieron saber los detalles sobre la investigación.

Gioria, expresó que siempre se había trabajado en la investigación, aunque admitió que a 12 días del homicidio no habían podido establecer con precisión cuál fue la causa de muerte, y que por ese motivo, habían decidido convocar a un grupo multidisciplinar de profesionales de Gendarmería.

Respecto de la poca información sobre el caso, Gioria admitió que hubo reserva y hermetismo para no frustrar ninguna expectativa de la investigación. Con relación al resultado de la autopsia que había realizado el cuerpo médico forense de la morgue judicial santafesina, afirmó que conocieron los resultados el 11 de julio. Y que habían convocado a los profesionales de Gendarmería para un nuevo reexamen de la autopsia, y que contaría con médicos profesionales especialistas en la materia forense propiamente dicha, entomólogos, anatomopatólogos, odontólogos, bioquímicos y radiólogos.

Controversia

El fiscal Jorge Nessier, no rehusó contestar sobre una controversia con Pascual Pimpinella, a partir de las declaraciones que había vertido en LT 10, expresando de manera excluyente que "los únicos autorizados a referirse al caso de la investigación sobre la muerte de Diego Román eran los fiscales de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Ana Laura Gioria y Andrés Marchi, y ninguna otra persona, y esa cuestión era clara para todos". La controversia aún no es un tema que esté saldado. Es difícil no creerle al jefe de la Morgue Judicial santafesina, después de decir públicamente que había practicado a lo largo de su vida más de 2.000 autopsias, y jamás había visto algo igual.

Perros y nuevos peritajes

El miércoles 31 de julio, cuando promediaba la mañana, los vecinos de la zona rural de Recreo, observaron nuevamente el desembarco de agentes del Área Científica de la Policía de Investigaciones, que llegaron nuevamente al lugar por orden de los fiscales Gioria y Marchi, con un profesional capacitados en canes para revisar los perros del propietario de criadero de cerdos de la zona, y tratar –27 días después del hallazgo– encontrr evidencia probatoria incriminante.

Un mes

Este domingo 4 de agosto de 2019 se cumple un mes del hallazgo del cadáver de Diego Román de 12 años en un descampado de Recreo. No hubo detenidos, y se desconoce si el cadáver exhumado está en Santa Fe, si fue llevado a Buenos Aires, y si Gendarmería ya actuó sobre el mismo.

Mientras tanto, la familia, amigos del niño y la sociedad expectante aguardan hace un mes saber cómo falleció Diego Román de 12 años.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS