Mundo — 12.04.2017 —

Británicos buscan la nacionalidad española para quedar a salvo del Brexit

Unos 310.000 británicos que residen en España se debaten entre renunciar a su ciudadanía y convertirse en españoles u obtener pasaporte comunitario de otro país.

Fuente: Télam

El dilema mantiene ocupados tanto abogados especializados en extranjería como a las autoridades, quienes vieron aumentar las consultas de forma exponencial en las últimas semanas.

Con anterioridad al referendo de junio pasado que dio carta blanca a la primer ministra Theresa May para empezar la desvinculación del Reino Unido de la UE, sólo 70 británicos hicieron el examen para nacionalizarse españoles, pero apenas ganó el "Sí", las solicitudes se dispararon hasta llegar a casi 500.

Alrededor de 1,2 millones de británicos residen en otros países de Europa, y cerca de un 30% de ellos, casi 310.000 en España. Un tercio de ese total, unos 108.000, son jubilados que eligieron afincarse en la Costa del Sol española, donde sus pensiones tienen un mayor poder adquisitivo.

Los residentes británicos dan también la nota de color extranjero en Tenerife, una de las islas Canarias, donde hay barrios con calles denominadas en inglés pobladas de bares y restoranes que ofrecen sus menúes en ese idioma.

“No sabemos qué va a pasar”, confiesa a Télam Dalia Nicholson, una británica que vive en Madrid desde 1999. Sus hijos, nacidos en España, conservan la nacionalidad británica y se manejan en un perfecto castellano.

Con anterioridad al referendo de junio pasado que dio carta blanca a la primer ministra Theresa May para empezar la desvinculación del Reino Unido de la UE, sólo 70 británicos hicieron el examen para nacionalizarse españoles, pero apenas ganó el "Sí", las solicitudes se dispararon hasta llegar a casi 500.

Alrededor de 1,2 millones de británicos residen en otros países de Europa, y cerca de un 30% de ellos, casi 310.000 en España. Un tercio de ese total, unos 108.000, son jubilados que eligieron afincarse en la Costa del Sol española, donde sus pensiones tienen un mayor poder adquisitivo.

Los residentes británicos dan también la nota de color extranjero en Tenerife, una de las islas Canarias, donde hay barrios con calles denominadas en inglés pobladas de bares y restoranes que ofrecen sus menúes en ese idioma.

“No sabemos qué va a pasar”, confiesa a Télam Dalia Nicholson, una británica que vive en Madrid desde 1999. Sus hijos, nacidos en España, conservan la nacionalidad británica y se manejan en un perfecto castellano.

“Pero luego, ¿si quiere volver a Europa, qué hace mi hijo? Podrían hacerse españoles porque yo soy española, pero perderían su nacionalidad británica”, continúa Schmidt, quien además es miembro de Bremain in Spain, una organización sin fines de lucro que está haciendo campaña para permanecer en la Unión Europea y defendiendo los derechos de los migrantes británicos.

Al contrario de lo que sucede con Latinoamérica, Portugal, Guinea Ecuatorial o Filipinas, o con los descendientes de los judíos sefardíes expulsados, España no reconoce la doble nacionalidad con Reino Unido, por lo que si los británicos piden un pasaporte español sólo lo pueden hacer renunciando a su propia nacionalidad.

Tal es el caso de James McConachie, oriundo de Birmingham, una zona industrial del centro de Inglaterra, que hace once años que vive en Teruel, en el sur de Aragón, en la zona centro-oriental de España.

“Vivimos en el campo, en una casa que hemos comprado hace ocho años, y con lo que me ha costado pagarla y reconstruirla, no me mudo ni de coña”, dice usando una expresión coloquial española que puede leerse como “ni de broma”.

James estudió filosofía y política, pero en España se dedica a hacer traducciones y a ayudar en las gestiones a los británicos interesados en comprar propiedades en la península.

“Tengo tres hijos con nacionalidad británica, nacidos aquí en Aragón, pero como su madre es irlandesa tienen derecho a cambiar la nacionalidad y por ello estamos tramitando la nacionalidad irlandesa para ellos, ahora mismo”, dice.

En cuanto a su propia situación, inició los trámites para acceder a la nacionalidad española y abandonar la suya definitivamente. “Estoy dispuesto a perder mi nacionalidad, me siento avergonzado por lo que ha pasado con el Brexit, y no me interesa compartir esa fantasía de locura”, asegura.

Los que están en una situación difícil son los pensionistas británicos: "tienen una gran incertidumbre, son personas jubiladas que han comprado aquí sus casas y han elegido España por el buen clima y el sol que allí no abundan”, explica a a Télam John Moffett, ex directivo de British Airways y vocero de "Bremain in Spain" frase que refiere a cómo “permanecer en España”.

“Otro tema es que cuando se formalice el Brexit, a quienes necesiten trabajar les requerirán un permiso de trabajo, por ahora tenemos una tarjeta verde que nos habilita a residir y trabajar, pero habrá que ver qué pasa”, agrega.

El Brexit finalizará, tras dos años de negociaciones, el 28 de marzo de 2019. El futuro de los británicos con residencia española o en el resto de Europa se definirá en los convenios que el Reino Unido logre cerrar con la UE en general y con España en particular. Entonces quedará claro si Theresa May optó por una salida “dura” o “blanda” del bloque comunitario.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS