Santo Tomé — 29.12.2020 —

El Concejo aprobó el Presupuesto Municipal 2021

Tras un extenso debate, y pese a fuertes críticas de la oposición, la ordenanza obtuvo siete votos a favor. Los únicos dos concejales que votaron en contra fueron Rodrigo  Alvizo y Julián Ilchischen.

Por Santotomealdia

El Concejo Municipal aprobó este martes, en la última sesión del año, el Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos correspondiente al Ejercicio Anual 2021. Pese que la mayoría de los legisladores de la oposición tuvieron una mirada crítica de la ordenanza, hubo siete votos a favor y solo dos en contra.

Tal como anticipó Santotomealdia, el Presupuesto 2021 prevé un total de erogaciones para la ciudad de $ 2.882.421.629,71 (dos mil ochocientos ochenta y dos millones cuatrocientos veintiún mil seiscientos veintinueve con 71/100) y recursos por $ 1.962.356.358,05 (un mil novecientos sesenta y dos millones trescientos cincuenta y seis mil trescientos cincuenta y ocho con 5/100). De esos números se desprende que el Municipio afrontará el 2021 con la necesidad de financiar 920 millones de pesos, lo que representa algo más del 30% del presupuesto.

Posturas encontradas

El siete a dos de la votación final no refleja la disparidad de posturas que hubo durante el debate, ya que algunos concejales que criticaron con dureza el proyecto de Presupuesto decidieron votar positivamente, para no negar al Ejecutivo una herramienta clave para la gestión de gobierno.

Además de los votos afirmativos de Gabriela Solano, Natalia Angulo y Guillermo Rey Leyes –ediles del oficialismo-, también acompañaron la ordenanza los tres representantes de Juntos por el Cambio, Mity Reutemann, Fernando Alí, Florencia González; y Ángel Piaggio, del PJ. Por su parte, quienes votaron negativamente fueron Rodrigo  Alvizo y Julián Ilchischen, del justicialismo.

 “No vamos a obstruir la tarea del Ejecutivo”

El primero en hacer uso de la palabra y adelantar su voto positivo fue el ex intendente Ángel Piaggio. “De ninguna manera vamos a obstruir la tarea del Ejecutivo Municipal en tiempos no fáciles”, dijo, en el cierre de su participación. Antes, el legislador del PJ había señalado que el margen entre los recursos propios y las erogaciones corrientes “es muy estrecho”, con lo cual “no se permite anticipar la realización de muchas obras, excepto que se pueda recurrir al financiamiento externo que se estima en alrededor de 920 millones de pesos, en un momento donde no es muy fácil conseguir créditos”.

Con una mirada crítica de la gestión de gobierno, Piaggio agregó que “decir que se han mantenido y mejorado los servicios como se dice en los fundamentos de esta iniciativa no es tan fácil de sostener”.  Y remarcó que “el Concejo tiene un legítimo derecho de ser un partícipe del desarrollo de la vida municipal, no solo aportando iniciativas e ideas, sino verificando y auditando el desarrollo de lo que se ha sancionado como presupuesto”.

Fernando Alí, por su parte, se refirió a la inseguridad y pidió que el municipio pueda aportar, desde las partidas asignadas, a la búsqueda de una solución. “Creo que no necesitamos ninguna encuesta para saber que la seguridad es el tema principal de la agenda de cualquier vecino”, manifestó.

Además, Alí criticó las demoras del Ejecutivo en la remisión de las planillas de gastos ejecutados, elemento fundamental para que el Concejo cumpla su función de contralor. “Quiero aprovechar la oportunidad para comprometer al Ejecutivo a que asuma el compromiso de cumplir de forma necesaria la revisión de los gastos ejecutados sin demoras, a tiempo y de forma clara y detallada”, afirmó.

La concejal de Juntos por el Cambio Florencia González tuvo una de las posturas más críticas entre quienes votaron positivamente. “Este Presupuesto no atiende las demandas de los santotomesinos. No contiene inversiones propias en obras, ni servicios ni en seguridad. Nos quedan innumerables interrogantes y la sensación de que no hay rumbo ni metas claras”, disparó.

Más adelante, expresó “No vamos a poner trabas y vamos a darle esta herramienta al municipio. Pero no podemos dejar de ser críticos y marcar que este presupuesto muestra claramente que la gestión actual no tiene un proyecto de ciudad y no escucha a sus vecinos”

Mity Reutemann, con una postura neutral, afirmó: “Creo que es mi deber acompañar. Santo Tomé tiene que tener un presupuesto”. Y aclaró que “una de las maneras de subsanar aquellos baches o cuestiones que se transformen en dudas es siguiendo de cerca cada ejecutado”.

“No queremos ser cómplices”

En duros términos, Rodrigo Alvizo y Julián Ilchischen argumentaron su voto negativo, expresando su preocupación por que exista la necesidad de financiar un 30% del total de presupuesto.

“Nos preocupa que con recursos propios hagamos frente al 94% de las erogaciones corrientes, o sea que nos quedaría un 6% para hacer frente a otros tipos de erogaciones y el resto, los 920 millones con necesidad de financiamiento”, planteó Alvizo.

“Nos preocupan las prioridades que tiene este municipio, con partidas que crecen exponencialmente y partidas que lamentablemente quedan estancadas como por ejemplo las partidas que tienen que ver con educación y el Liceo Municipal. No queremos ser cómplices de esto que un solo día como la fiesta de la primavera se gasten 845 mil pesos y lo que se gasta anualmente en el Liceo son 400 mil pesos”, exclamó.

Ilchischen agregó que “hay un déficit en la prestación de servicios públicos, que vienen decayendo año tras año”; y criticó la falta de mantenimiento en general que se observa en la ciudad. “Estamos hablando de la transitabilidad de las calles, iluminación, recolección de residuos, desmalezado, mantenimiento de cloacas”, sostuvo, entre otros puntos.

“La responsabilidad y el deber de acompañar”

El concejal del PDP Guillermo Rey Leyes fue el primero del bloque oficialista en exponer su postura: “A este presupuesto hay que analizarlo teniendo en cuenta el año difícil y atípico que tuvimos. Los coletazos y las consecuencias del Covid extraordinarias continúan. También hay que sumarles los años de recesión económica de 2018 y 2019”, señaló.

“Es lógico y podemos hacer críticas y no coincidir con algunas políticas, gastos y acciones  que el ejecutivo municipal ha presentado en su presupuesto. Pero creo que tenemos la responsabilidad y el deber de acompañar al Estado Municipal, darle las herramientas para seguir adelante”, agregó.

Natalia Angulo, por su parte, retrucó las críticas de la oposición. “Me llama mucho la atención cuando escucho hablar de reactivación local cuando todavía estamos sufriendo las consecuencias de una crisis económica que nos dejó un gobierno nacional”, aseguró.

“Es un presupuesto que permite garantizar el funcionamiento y mantener aquellas pequeñas obras como son los bacheos, el plan de pavimentación, las reparaciones del servicio de aguas y cloacas”, sostuvo la legisladora de la UCR.

Finalmente, Gabriela Solano aseguró que “el presupuesto es algo global que hay que leerlo en un contexto y sobre todo en un contexto de realidad”. En ese sentido, manifestó que “si vemos el presupuesto y los ejecutados que contamos hasta septiembre en este contexto de realidad, vamos a ver que el Estado municipal presupone que va a ocurrir esto; pero el año que pasó nos mostró que después se tienen que tomar decisiones que son diferentes”.

“Lo más interesante y por lo que siempre abogo es proponer. Si vamos a criticar tendríamos que proponer algo que sea superador”, expresó la presidenta del Concejo.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios