Mundo — 13.08.2018 —

El ministro de Cultura chileno renunció tras cuestionar el Museo de la Memoria

Deja el cargo a sólo cinco días de haber asumido.

Por: santotoméaldía / Fuente: La Nación

De nada sirvió que se retractara. El desconocido nuevo ministro de Cultura de Chile , Mauricio Rojas, desató en menos de 48 horas un vendaval de críticas luego que en su perfil se recordaran sus opiniones sobre el Museo de la Memoria al que definió como un "montaje". Apenas cinco días después de asumir, hoy presentó su renuncia.

Hasta el jueves se había desempeñado como encargado de contenidos de la Presidencia y era quien hacía los discursos de Sebastián Piñera , que ese mismo día lo designó nuevo ministro de Cultura.

El presidente realizó hace tres días un sorpresivo cambio de gabinete removiendo a los titulares de las carteras de Educación, Culturas y Medio Ambiente, a menos de seis meses de haber asumido. Amigo del actual canciller y escritor Roberto Ampuero (ex militante comunista) con quien escribió "Diálogo de Conversos" (2015), sostuvo en dicha publicación que el Museo de la Memoria es "un montaje cuyo propósito es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar. Es una manipulación de la historia".

El recuerdo hizo arder las redes sociales y el Premio Nacional de Literatura y poeta Raúl Zurita llamó "a no participar en ninguna instancia en que este personaje esté involucrado". La presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández Allende, había considerado "una vergüenza esta declaración del ministro sobre el Museo de la Memoria".

Aunque Rojas ha dicho que esa afirmaciones "ya no representan su pensamiento actual", el nuevo ministro debió cancelar ayer su participación en la primera pauta de prensa que tenía junto al popular grupo Los Jaivas que celebran el viernes sus 55 años con un concierto gratuito. Y hoy presentó su renuncia pero también se ha puesto en cuestión su calidad de converso. Rojas se declara exmilitante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), pero un alto dirigente de esa agrupación puso en dudas su pertenencia.

Pascal Allende, que fue el número dos del MIR, dijo no haber conocido al escritor y político como militante. Contó que se hicieron las averiguaciones tanto en Chile como en el exilio en Suecia, donde tampoco fue parte de las estructuras.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS