Deportes — 02.08.2018 —

Colón dio un golpe histórico en el Morumbí

Le ganó 1-0 a San Pablo por el partido de ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana, Matías Fritzler convirtió el gol.

Por: santotoméaldía /

Colón volvió a escribir historia. En el mismísimo Morumbí el sabalero le ganó al San Pablo por 1 a 0 con gol de Fritzler, con un desvío de por medio, por el partido de ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana. 

El partido comenzó con Colón resguardado en su propio campo, con San Pablo manejando el baló en la mitad de la cancha sin lastimar demasiado pero tampoco dejando de llevar peligro al área de Colón.

La intención de los paulistas fue llenar de centros el área sabalera, algo que en la primera media hora controló muy bien. Los de Domínguez de a poco fueron tomando confianza y apostaron al contra golpe, con los desbordes de Escobar y algunas “Guapeadas” de Estigarribia.

Por momentos pudo tomar contacto con el balón pero, sin Alan Ruiz en un buen nivel, no supo qué hacer con él. Sin embargo intentó con un recurso que le dio sus frutos ante Deportivo Morón, el pelotazo a las espaldas de los defensores, que tampoco le sirvió demasiado.

Rojas bajó un centro que llegó desde la derecha y a la hora de definir envió el balón lejos del arco de Burián. En media hora, solo podemos contar con aproximaciones de ambos equipos, un poco más claras las del equipo de Aguirre.

Como los centros no funcionaron, el San Pablo comenzó a intentar con remates de media distancia, dos de ellos se fueron muy cerca.

Godoy tuvo la chance más importante del primer tiempo. Un tiro de esquina de Alan Ruiz tuvo un desvío en el primer palo y dejó al refuerzo sabalero frente al arco en las puertas del área chica, su remate se fue por arriba del travesaño.

El comienzo del segundo tiempo no tuvo muchas variantes en cuanto a lo que se vivió en la primera etapa. El local metió en su arco a Colón, que no tenía reacción en ataque. Tras un rebote después de un tiro libre, Burián tuvo una tímida salida y permitió que Alves remate de cabeza, para fortuna sabalera el remate pegó en el travesaño.

Desde la conducción de Nene los dirigidos por Aguirre crecieron futbolísticamente. El equipo rojinegro abusó demasiado de las faltas, todas ellas cerca de su área, ya que el partido se jugaba allí.

Para la media hora de juego de la segunda etapa los brasileros ya habían apilado méritos para ponerse en ventaja.

Pero en medio de toda la mística que tiene el Morumbí, con esos más de 5000 sabaleros en el estadio, lo cuesta arriba que se hizo el partido, llegó lo inesperado e impensado futbolísticamente.

A los 35’ Matías Fritzler remató desde afuera, hubo un desvío que descolocó a todos y la pelota se clavó en el ángulo. Delirio rojinegro en medio del baldazo de agua fría para los paulistas.

Sobre el final fue expulsado Branner por un empujón a Olivera.

Con el pitazo final llegó el festejo y la locura de los sabaleros en Brasil, como de los miles que se quedaron en Santa Fe. Una noche inolvidable para el pueblo sabalero, ganó, nada más y nada menos, que en uno de los estadio más imponentes de sudamérica a un grande como el San Pablo.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS