Mundo — 01.03.2018 —

Brexit: May rechaza un borrador y complica su futuro

Propone que Irlanda del Norte siga en la unión aduanera.

Por: santotoméaldía / Fuente: La Nación

Es solo un borrador, pero suficientemente explosivo como para ser considerado en Gran Bretaña "un terremoto". Para Theresa May , "jamás" un primer ministro británico aceptaría las propuestas formuladas ayer por la Unión Europea (UE) en ese proyecto de acuerdo para el Brexit, de 120 páginas.

"Si fuera implementado, no solo afectaría nuestro mercado común, sino que amenazaría nuestra integridad constitucional", dijo la jefa de gobierno.

Presentado públicamente en Bruselas por el jefe de negociadores de la Comisión Europea (CE), Michel Barnier, el proyecto propone que Irlanda del Norte permanezca en la unión aduanera europea después de que el Reino Unido salga del bloque. Para la mayoría de los responsables políticos pro-Brexit, se trata de una gigantesca provocación.

Barnier rechaza esa acusación, pero es evidente que intenta obligar a May a escoger su campo en una negociación que parece paralizada. Para los europeos, May debe aclarar su posición tanto sobre el monto y la forma de pagar el "divorcio" como sobre el futuro contrato de salida. En Londres, la tensión está al rojo vivo en el campo de los conservadores: vapuleada, May debe definir su objetivo europeo para después de 2020.

En ese dilema, la cuestión del futuro estatus de Irlanda del Norte es central. Un acuerdo de ese tipo impediría a Londres, en efecto, practicar una política comercial autónoma y lo obligaría a aplicar derechos de aduana comunes a la UE, como lo hacen Turquía, Mónaco, Andorra y San Marino.

Para May, esto significaría traicionar el espíritu del referéndum de 2016. Todos desean alcanzar un acuerdo aduanero con el bloque, pero exigen que Londres pueda concluir sus propios contratos comerciales con el resto del mundo. La cuestión envenena las negociaciones, ya que Gran Bretaña se llevará consigo los seis condados de Irlanda del Norte en el momento del Brexit.

May prometió que no habrá "fronteras duras" entre las dos Irlandas. Entonces, "más allá de los controles de identidad y el pago de derechos, ¿cómo hacer respetar las normas de la UE sobre alimentación humana, salud animal, medicamentos o impuestos al cruzar una línea que no estaría custodiada por policías?", pregunta una diplomática europea.

Bruselas propone un "alineamiento reglamentario" de ambas mitades de la isla irlandesa en una frontera desplazada al mar, con controles portuarios conjuntos UE-Reino Unido, entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS