Mundo — 29.12.2017 —

Con medio país en ruinas, Irak no halla quien pague la cuenta del desalojo a EI

Hasta el momento, no hay voluntarios que se ofrezcan a colaborar con la reconstrucción.

Por: santotoméaldía / Fuente: La Nación

A lo largo de 4 kilómetros de la ribera occidental del río Tigris, casi no queda un edificio en pie. El laberinto de callejuelas de la Ciudad Vieja de Mosul es un amasijo de hierros retorcidos y ruinas de hormigón. Cada hectárea soporta el peso de miles de toneladas de escombros, donde anidan piezas de artillería y explosivos no detonados.

Llevará años despejar ese desastre, y ese es apenas uno de los costados de la destrucción. Los militares iraquíes y la coalición liderada por Estados Unidos lograron desalojar al grupo terrorista Estado Islámico (EI) en todo el país, pero el costo de la victoria es prácticamente incalculable.

Tres años de guerra devastaron gran parte del norte y oeste de Irak. Bagdad estima que la reconstrucción del país rondaría los 100.000 millones de dólares, pero los líderes de Mosul, la mayor ciudad que controló EI, dicen que con esa cifra apenas alcanzaría para reconstruir su ciudad.

Hasta el momento, no hay voluntarios que se ofrezcan a pagar la cuenta. El gobierno de Trump ya les avisó a los iraquíes que no piensa costear ningún intento masivo de reconstrucción. Irak espera que Arabia Saudita y otros países del Golfo levanten la mano, y es probable que Irán haga lo mismo. La ONU se está ocupando de reparar parte de la infraestructura en unas dos decenas de ciudades y localidades de Irak, pero esos fondos son una ínfima parte de lo que se necesita.

Casi todas las ciudades y localidades sitiadas en ex territorios ocupados por EI necesitan algún tipo de reconstrucción. La más golpeada es Mosul: según estimaciones de la ONU, 40.000 hogares necesitan ser reconstruidos o reparados.

"La responsabilidad de la reconstrucción recae en la comunidad internacional", dice Abdulsattar al-Habu, director de la municipalidad de Mosul y asesor de la reconstrucción de la provincial de Ninive, donde se encuentra Mosul. Si Mosul no es reconstruida, dice el funcionario, "el resultado será el renacimiento del terrorismo".

La Ciudad Vieja de Mosul pagó el precio de ser el último bastión de EI. Ahora, en las calles, los escombros llegan hasta la rodilla. Los pocos edificios de seis o siete pisos quedaron reducidos a cascarones vacíos, armazones de hormigón. Poco queda de los centros comerciales y los edificios de oficinas. Y la mezquita de Al-Nuri, de 850 años de antigüedad, fue volada por los combatientes de EI antes de su partida, y sólo queda en pie su famoso minarete.

En el extremo sur, las arcadas de piedra de los locales del histórico bazar donde se vendían especias, telas y otros artículos se derrumbaron, y los aleros que antes daban sombra a los compradores parecen haber sido arrojados al aire para aterrizar al voleo por toda la ciudad. En el extremo norte, de algunos edificios del complejo médico que alojaba a la Facultad de Medicina y el Hospital Jomhouriya sólo quedan escombros y pilas de basura.

Los cinco puentes que cruzan el Tigris fueron volados por los ataques aéreos, lo que obliga a que todo el tránsito avance por un carril único temporario que conecta el este con el oeste.

En Mosul hubo efectivamente dos batallas. La primera, desde octubre hasta febrero, liberó la parte oriental de la ciudad, que quedó casi intacta. La segunda pulverizó el lado occidental. Allí se atrincheró EI, y las fuerzas de Irak y de la coalición redoblaron su poder de fuego, lo que culminó en un combate casa por casa.

Donde la devastación es más densa es en la Ciudad Vieja, pero casi todos los barrios de Mosul occidental tienen cuadras enteras de casas, fábricas, infraestructuras y edificios públicos destruidos.

Hace más de una generación que una batalla semejante hizo presa a una ciudad. Los expertos militares comparan los asaltos sobre Mosul y la ciudad siria de Raqqa, también ocupada por EI, con la devastadora batalla por la Hue, en 1968. Para algunos, hay que buscar incluso más atrás. "Lo único que se me ocurre es Dresde", dice Stephen Wood, analista de la empresa de imágenes satelitales DigitalGlobe.

Por las derruidas calles de la Ciudad Vieja, un puñado de gente ha comenzado con las tareas de reconstrucción. Amar Brahim vendió los objetos de oro de su esposa para reparar y pintar su café.

Brahim culpa a EI por la devastación, pero también cree que la obligación de la reconstrucción recae en Estados Unidos y otros países occidentales.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS