Provincia — 11.08.2017 —

"No hay políticas públicas posibles sin estadísticas oficiales"

Lo afirmó el diputado Busatto al presentar su informe sobre  homicidios dolosos. "La provincia y el municipio han elegido ignorar las estadísticas que presentamos", sostuvo.

Por: SantoToméAlDía /

El 18 de mayo, el diputado Leandro Busatto presentó el informe “Análisis de Homicidios Dolosos en la ciudad de Santa Fe” en el período comprendido entre el 1° de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2016. El trabajo demuestra que la provincia pasó de ser la octava más violenta, en 2002, a encabezar ese ranking, en 2016, según datos oficiales. En 2012 la tasa de homicidios cada 100 mil habitantes superó los 10 por primera vez en su historia y, desde ese momento, ya nunca volvió a ser de un dígito. En el mismo período, la capital provincial se consolidó como la ciudad más violenta del país, con años en los que la tasa de homicidios fue similar a las de ciudades como Medellín (Colombia) y Johanesburgo (Sudáfrica). El informe intentó abordar una problemática compleja, más preocupante aún por la alarmante falta de datos oficiales al respecto.

El jueves 3 de agosto, Busatto presentó un segundo informe, titulado “Análisis de Homicidios Dolosos por Distritos en la ciudad de Santa Fe”, en el mismo período. Allí pueden verse, con claridad, cuáles son los sectores que más sufren los altos índices de violencia. Se trata, no casualmente, de los barrios en los que el Estado históricamente estuvo ausente. En Suroeste, Oeste, Noroeste y Norte ocurren tres de cada cuatro asesinatos. La tasa de homicidios promedio del Suroeste es ocho veces más alta que la del Centro, con el que comparte límites geográficos. Tan sólo diez barrios son escenario de casi el 50% de los crímenes, encabezados por Santa Rosa de Lima, San Lorenzo y Alto Verde. Los jóvenes de entre 15 y 24 años representan la mitad de las víctimas.

Ningún funcionario del gobierno provincial desmintió los datos. Tampoco pidieron información a este equipo legislativo sobre el trabajo. Prefirieron ignorarlo. Es más: en las semanas posteriores a la presentación de los mismos el Ministro de Seguridad de la Provincia, Maximiliano Pullaro, y el gobernador, Miguel Lifschitz, hicieron declaraciones a distintos medios de comunicación en las que destacaron “la baja de homicidios” respecto a 2016. La información que dieron a conocer es correcta, aunque omiten un detalle: la ciudad de Santa Fe vivió, el año pasado, el segundo año más violento de la historia. Tampoco explicaron, en esas entrevistas, por qué durante la gestión del Frente Progresista Cívico y Social el promedio de homicidios anual de la ciudad de Santa Fe creció un 23,50 por ciento y la tasa de homicidios promedio pasó de 19,51 a 23,37.

El 21 de julio, la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, dio una conferencia de prensa en la ciudad junto al intendente José Corral. Allí, ambos afirmaron que el primer semestre de 2016 fue “el semestre con menos homicidios de los últimos 17 años”. Ni Corral ni Bullrich precisaron la cantidad de homicidios a la que hacían referencia. Este equipo de trabajo contabilizó 31 entre el 1° de enero y el 30 de junio de 2017. Hubo 4 semestres con menos homicidios: segundo semestre de 2005 (27), segundo semestre de 2011 (27), segundo semestre de 2006 (28), primer semestre de 2005 (30) y uno con la misma cantidad (segundo semestre de 2008, 31). Corral y Bullrich explicaron que la baja en los homicidios se debió a la presencia de fuerzas federales. El argumento es, cuanto menos, discutible: en los años en los que hubo menos homicidios en la ciudad (2005, 2006 y 2011) no hubo despliegue de fuerzas federales. Bullrich también afirmó que los homicidios en Alto Verde habían bajado “un 50 por ciento”. Falso: tanto en el primer semestre de 2016 como en el primero de 2017 hubo un homicidio en el distrito costero, por lo que no hubo una variación en la cantidad.

No hay políticas públicas posibles sin estadísticas oficiales. La actual gestión no da a conocer esos datos y, de esa manera, se niega a reconocer una realidad incontrastable: la provincia y su capital se han convertido en los territorios más violentos del país. No reconocerlo es permitir que esa problemática se agrave aún más. La mezquindad política no puede estar por encima de los santafesinos.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

DESTACADAS